top of page

Mi ángel - mi demonio

Oppdatert: 22. jun.





Te acuerdas papá, a tí te encantaba que te leiera Kafka en voz alta, yo seguía tu juego. De pronto veía que te dormías, sería por mi melodiosa voz de ángel, dicen que cuando un ángel te susurra al oído te invade el sueño, así te ocurría papá, yo lo recuerdo muy bien.

Papá, crees tú en los ángeles? Yo tenía uno en mi interior, siempre lo he llevado conmigo sabes, aún lo llevo en mí, mi ángel insiste en quedarse, es muy bonito mi ángel no tiene edad. Quizás es su voz la que susurraba en tus oídos papá y sabes esa voz siempre te extraña.

....Papá, sabes que existe esa voz que es menos dulce y a la cual nadie quiere escuchar, esa voz que todos quieren silenciar, esa voz sin alas ni dulzura, la voz que te quita el sueño.

La voz que provoca pesadillas. Yo la llamo mi diablo interior.

Crees en el diablo papá?

Yo, dejaba esta voz llegar a tus oídos en defensa de mis caminos "errados" mis deseos más profundos y escondidos. Estoy segura que todos llevan esta voz interior. Pero somos pocos los que la permitimos exprezarse libremente.

Lo bello de todo esto papá es que este diablo y este ángel vinieron juntos cuando nací y viven en mí. Viven en una armonía infinita.

Porque cuando mis voces entran en guerra, yo prefiero perderme en los confines del universo detrás del sol.

...Desde pequeña entendí que debía silenciar mi demonio, pobre voz no tenía oportunidad, era arrinconada por toda limitación, las monjas, los curas, las tías o los tíos. Comprendí que había que cuidarse de todos y todas silenciando mi demonio.

Nada ha podido silenciarla del todo. Siempre se escapaba de mi voluntad de ángel para hablar en alto casi a gritos o en el llanto más amargo que el cuerpo puede sentir.

La niña voz de ángel sensata, reflexiva, permitía y comprendía la "insensatez" de los adultos y sus actos faltos de pedagogía. Sus demonios actuavan, no solamente hablaban dejando huella en la fragilidad de la infancia,mi demonio los condena y los golpéa en sus rostros hipócritas, llenos de falcedad. Detengance, su violencia lacera su propia existencia, que no lo comprenden, grita mi demonio. La utopía de la no violencia en cada humano, es querer que solo la voz de ángel opere. Eso es inhumano, la voz del demonio interiro tiene derecho a existir. Es parte de este ser humanos. Un día, te despiertas entendiendo esta hermosa dualidad, el cuerpo, el alma se alivianan, se armonizan, la vida es una amiga y complice de haceres, creaciones y todo se evapora se confunde entre lo real y lo inexistente. Las palabras quieren tocar, atravezar paredes y confundirce entre los átomos más diminutos de todo el entorno tangible. Respirar sigue siendo suficiente.

...


3 visninger0 kommentarer

Siste innlegg

Se alle

留言


bottom of page